recherche

Formulario de búsqueda

¿Vuestras vidas son difíciles?

Todas las vidas humanas tienen sus dificultades. La vida monástica tiene las suyas. Vivir en clausura, levantarse pronto, ayunar frecuentemente... no son precisamente placeres para la naturaleza humana. Incluso aunque vivimos en comunidad, hay una parte de soledad en nuestra vida. Sin embargo, el éxito de la Regla de San Benito yace en su "discreción". Es decir, busca adaptarse a cada uno: tanto a aquéllos sin buena salud como a aquéllos que pueden esforzarse más. Pero sobre todo, ¡el Espíritu Santo otorga su alegría al corazón de aquéllos que lo han dejado todo para seguir a Cristo!