recherche

Formulario de búsqueda

  • oblat solesmes

Convertirse en oblato

Tanto hombres como mujeres pueden, sin ser monjes, unirse a nuestra comunidad por un vínculo especial al que llamamos oblación.

La oblación es una promesa en la que el oblato se compromete a buscar la perfección de la vida cristiana inspirándose en la Regla de San Benito, con el apoyo de nuestra comunidad. El oblato busca por tanto vivir en el mundo, pero en base al espíritu de la Regla de San benito. El silencio y la paz, la obediencia y la humildad ostentan posiciones importantes en su vida espiritual. El oblato se une tanto como puede a los rezos litúrgicos de su monasterio. Así desarrolla al máximo la Gracia de su Bautismo, en el corazón de la Iglesia.

Los oblatos están bajo la dirección del maestro de oblatos. Su promesa se realiza tras al menos dos años probatorios y de formación.