recherche

Formulario de búsqueda

  • Nuestro Señor Solesmes
  • Nuestra Señora Solesmes
  • Nuestra Señora del espasmo Solesmes
  • dormición Solesmes

Los Santos

Dos juegos tallados notables

A la altura del transepto están los conjuntos escultóricos llamados desde hace mucho tiempo "Santos de Solesmes". Los archivos del monasterio fueron destruidos en la Revolución Francesa, por lo que ignoramos la identidad de los escultores. Trabajaron bajo la dirección de los priores de Solesmes. Estas obras de arte sobrepasaban por mucho los medios financieros del priorato, por lo que seguramente fueron donados por benefactores, igualmente desconocidos. Fueron conservados pese a las destrucciones que trajo la Revolución.

La bella capilla, en el transepto norte, está consagrada por completo a la Virgen María. La sepultura de la Virgen fue sin duda construida paralelamente a la sepultura de Cristo del transepto sur. El personaje sentado al pie del sepulcro de la Virgen refleja a María Magdalena. Y sin embargo, la bella capilla se distingue considerablemente de la tumba de Nuestro Señor por su estilo y espíritu: el movimiento y la exuberancia de la decoración son partes vitales. Se debe recalcar que la bella capilla no es de la misma época. Los trabajos, comenzados sin duda cerca de 1530, se prolongaron como mínimo hasta 1553, fecha inscrita en la columnata sur. El conjunto, complejo, se desarrolla en dos niveles y sobre los tres lados del transepto.

La iconografía comienza con una escena del Apocalipsis (12, 1), en el registro superior del conjunto este. La Virgen es representada con el aspecto de la mujer del Apocalipsis: corona de estrellas y con dos alas de águilas. Bajo ella, un cortejo de seis mujeres jóvenes simboliza las virtudes de la Virgen. En el centro, las dos virtudes que brillaron más en la vida de María: la humildad y la "fe que opera por la caridad". De ambos lados, las virtudes cardinales: a la derecha la fuerza y la prudencia, a la izquierda la justicia y la templanza. Por estas virtudes, María venció a la bestia cabalgada por la gran ramera de Babilonia, según la descripción del Apocalipsis (17, 1-6). En los extremos del registro superior del muro norte aparecen dos personajes de cintura para arriba, presentando textos que explican esta escena del Apocalipsis. Otros cuatro personajes, situados en el entablamento del muro norte, juegan el mismo papel. Según la tradición, que se apoya en parte en los textos que les acompañan, son, de izquierda a derecha: San Bernardo, San Anselmo, San Agustín y San Buenaventura.

En los extremos, San Timoteo y San Dionisio Areopagita hablan de la Dormición de la Virgen. Según Juan Damasceno, fueron testigos del evento junto con los apóstoles. Esto se representa en la escena llamada El Desvanecimiento, en el registro inferior del conjunto este. Según la tradición, como atestiguan los evangelios apócrifos pero también la Leyenda dorada, los apóstoles estuvieron presentes en la muerte de María. Ésta fue una muerte de amor, un éxtasis o "desvanecimiento". Aquí, Pedro y Juan sostienen a María y (una innovación iconográfica) ella recibe la Comunión de manos del propio Jesús, quien le dice: «Recibe, mi bienamada, lo que pronto perfeccionaré en la casa de mi Padre».

La sepultura de la Virgen aparece en el registro inferior del muro norte. La escena pretende ser una réplica de la Sepultura del transepto sur. Aunque el estilo es diferente, encontramos la paz y la serenidad del rostro de Cristo en el de la Virgen. El artista quiso mostrar que cuando María murió, no fue arrancada, sino que entró en la Vida de Dios. Es lo que la tradición denomina su Dormición.

En el registro superior, la Asunción representa la entrada de la Virgen en el Cielo. Es bienvenida y guiada aquí por Cristo. A los pies de la Virgen, dos ángeles portan el propiciatorio bajo el Arca de la Alianza. La tradición veía el Arca de la Alianza como una prefiguración de la Virgen, que había llevado en su seno al Dios presente en el mundo. Arrodillado frente a la escena, David toca el arpa y otros personajes lo acompañan en su alabanza.

El muro oeste, finalmente, no tiene más que un conjunto en el registro superior que representa a Jesucristo entre los doctores. Según los Evangelios, Jesucristo se quedó en Jerusalén con doce años tras el peregrinaje anual. Volviendo sobre sus pasos, María y José lo encontraron en el Templo discutiendo con los doctores (Lc 2, 41-52). El artista representó maliciosamente a los doctores con los rasgos de los principales reformadores del siglo XVI.

Nuestra Señora de la Dormición
San Pedro Apóstol
Dom Jean Bougler
Saint Jacques
Un Doctor (San Anselmo de Aosta ?)
una viuda
San Hieroteo
Nuestro Señor Jesucristo
San Juan Evangelista
Una vidua
un apóstol
La gran Prostituta de Babilonia
Mujer del Apocalipsis
Un ángel (detalle)
Un monstruo (detalle)
un apóstol
San Juan Evangelista
un apóstol (santo Tomás?)
San Pedro Apóstol
un Querubín
Un monje (de la familia de Dom Bougler?)
El Rey David
Los Apóstoles ven a la Virgen Marie montar al cielo
Los Apóstoles ven a la Virgen Marie montar al cielo
Asunción de la Virgen
Jesús ante los doctores de la Ley
Un doctor de la Ley
Un doctor de la Ley (Martin Bucer?)
Jesús de edad de doce años
San José
la Virgen María
Ángel
Doctores de la Ley (Martin Luther?)
El cardenal Philippe de Luxemburgo, obispo de Le Mans
Dom Michel Bureau, Abad de la Couture
Nuestra Señora del espasmo
San Pedro Apóstol
Nuestro Señor Jesucristo
Dom Michel Bureau, Abad de la Couture
un apóstol
San Hierotheo
Un Apóstol
Un Cardenal Doctor (Lefèvre d'Étaples?)
San Timoteo
San Dionisio el Areopagita
Un obispo Doctor (Clichtove?)
Un Cardenale Doctor (Lefèvre d'Étaples?)
Un Doctor (San Anselmo de Aoste?)
Un Doctor, San Bernardo de Claraval
Un Doctor, San Bernardo de Claraval

La tumba de Nuestro Señor, en el transepto sur, fue realizada alrededor de 1496. Esta fecha, inscrita en el pilar derecho, se confirma por las armas que aparecen en su entablamento: son las del Rey Carlos VIII, su esposa Ana de Bretaña y de Carlos Orlando, Delfín de Francia.

Este monumento está consagrado por completo a la pasión y resurrección de Cristo. Es una especie de relicario monumental destinado a contener la reliquia de la Santa Espina. El nicho destinado a contenerla se distingue en la bóveda de la parte baja del monumento. En la parte alta, la cruz (vacía, puesto que el cuerpo acaba de ser depositado en la tumba) está sobre el calvario, simbolizado por un cráneo. Un ángel lo sostiene entre sus brazos. A cada lado, la cruz de los dos ladrones: a la izquierda, un ángel sostiene la columna de la flagelación y los látigos; a la derecha, un ángel porta la lanza y el junco. Bajo ellos otros dos ángeles, uno de ellos sostiene la corona de espinas, el otro los clavos y la túnica de Cristo.

En los nichos del registro superior aparecen el profeta Isaías y el Rey David de cintura para arriba. Cada uno sostiene una filacteria en sus manos. En la de David hay una inscripción del libro de los Salmos: No permitirás que tu santo vea corrupción (Sm 16, 10). En la de Isaías: Su sepulcro será glorioso (Is 11, 10). Son dos anuncios proféticos de la resurrección. El monumento no sólo evoca la muerte de Jesucristo: inspira esperanza en su Resurrección.

La parte baja está reservada a la sepultura propiamente dicha. Además de a Cristo, encontramos a diversos personajes de los Evangelios. Todos miran el rostro de Cristo: en su cabeza, José de Arimatea, propietario del sepulcro. A su lado, un hombre reconocido por la tradición como Nicodemo. Sostenida por San Juan, la Virgen María ocupa un lugar central. A su izquierda hay dos santas mujeres: María, madre de Santiago, y Salomé. Un personaje vestido de caballero se encuentra frente a José de Arimatea. Probablemente represente al benefactor que permitió realizar esta obra de arte. Por último, al pie del sepulcro, María Magdalena está sentada en plegaria. Es representada en penitencia. Su rostro sereno, que es el único (junto con el de Cristo) que no está fruncido, expresa su fe y su plegaria. María, de quien dijo Jesús que había elegido la mejor parte (Lc 10, 42) es el modelo de la vida contemplativa. A uno y otro lado, dos soldados romanos guardan el sepulcro. Sus manos y rostros fueron destrozados por peregrinos en una devoción descontrolada.

A la izquierda del monumento, bajo un altar, se encuentra una pietà al estilo de Borgoña. Su presencia en ese lugar está documentada desde 1477.

El Entierro de Nuestro Señor Jesucristo
Cristo murió
Santa María Magdalena
San Juan Evangelista
Nicodemo
Nicodemo
Una mujer santa
Una mujer santa
José de Arimatea
el donante (Jean d'Armagnac?)
El profeta Isaías
Un guardián del sepulcro
El ángel al velo de Verónica
Un Profeta
Ángel adorador
Ángel adorador
Rey David
Rey David
El Ángel con la cruz
El Ángel con la cruz
El mal ladrón
El buen ladrón