recherche

Formulario de búsqueda

  • crosse Solesmes

Las Abadías de Solesmes

Desde 1833

Dom Prosper Guéranger Solesmes

Dom Prosper GUERANGER

En el año 1833, Dom Prosper Guéranger restaura la vida monástica en Solesmes. Nació el 4 de abril de 1805 en Sablé, por este motivo conocía Solesmes bien.

Entro en el seminario en Mans y fue ordenado sacerdote en 1827. Era un apasionado de la historia de la Iglesia. El descubrimiento de un pasado en el que la vida monacal florecía y el contacto con las grandes obras de los Mauristas despertaron en él un cierto deseo por la vida monástica. En 1831, ante la inminente demolición del priorato de Solesmes, tuvo la idea de adquirirlo él mismo para vivir en él la vida benedictina. Ayudado por algunos amigos y animado por su obispo, consiguió a duras penas dinero para alquilarlo y se instaló en él con tres compañeros, el 11 de julio de 1833. La pequeña comunidad no tenía dinero, no tenía prestigio para atraer vocación y, sobre todo, no tenía experiencia en la vida monástica. Su superior, de 28 años, no tenía más que un conocimiento teórico. La empresa hubiese sido un acto de locura de no haber sido un acto de fe. Pero el joven prior, mantenía su pasión por los asuntos benedictinos, por la liturgia y la vida espiritual, era un ejemplo viviente para sus monjes.

En 1837, la Santa Sede reconoció la comunidad de Solesmes como auténticamente benedictina y convirtió el pequeño priorato en abadía, estableciéndola como cabeza de la Congregación francesa de la Orden de San Benito, que fue creada en el mismo acto. Algunos días más tarde, el 26 de julio, Dom Guéranger hizo sus votos solemnes frente al abad de San Pablo Extramuros, en Roma.

En 1866, con la ayuda de Cécile Bruyère, Dom Guéranger funda en Solesmes la abadía de Sainte-Cécile, cerca de la de Saint-Pierre. Esta abadía plantó sus raíces y dio nacimiento a la rama femenina de la Congregación de Solesmes.

La contemplación del misterio de la Encarnación inspira sus enseñanzas cotidianas y sus numerosos escritos. La liturgia, en particular, llamaba poderosamente su atención. Expuso la espiritualidad al pueblo cristiano en su Año litúrgico, su obra más celebre, que hizo de él un precursor del movimiento litúrgico del siglo XX. También publica Institutions liturgiques, que establece los puntos en común entre la liturgia y la fe y unidad de la Iglesia. Con esta obra, Dom Guéranger contribuyo a que las diócesis de Francia volvieran a la liturgia romana.

Dom Guéranger tenía un amor especial por el papado. Su Mémoire sur l'Immaculée Conception atrajo sobre sí la atención de Pío IX, quien le pidió que colaborara en la preparación de su dogma mariano, proclamado el 8 de diciembre de 1854. En 1870, durante el Concilio Vaticano I, expuso en La monarchie pontificale el apoyo de la tradición a la infalibilidad del Pontífice romano.

Su devoción hacia el Sagrado Corazón era muy intensa. Lo considera el mejor remedio contra el jansenismo. Es una de las razones por las cuales se interesa por Santa Gertrudis y por los místicos.

A partir de 1862, Dom Guéranger tomó la iniciativa de impulsar a varios de sus discípulos en la búsqueda de las fuentes de los cantos litúrgicos de la Iglesia, poniendo así a Solesmes en el camino que conducirá a la restauración del canto gregoriano y a la edición de su repertorio.

Murió el 30 de enero de 1875, a la edad de 69 años. Su cuerpo está sepultado en la cripta de nuestra iglesia abacial, mientras que su corazón reposa en el santuario de la iglesia de Saint-Cécile de Solesmes.

Plegaria para pedir la beatificación de Dom Guéranger:

Dios, Padre nuestro, tu servidor Dom Prosper Guéranger, abad de Solesmes, atento al Espíritu Santo, ha permitido a una multitud de fieles redescubrir el sentido de la liturgia, la fuente del verdadero espíritu cristiano. Que su devoción a la Santa Iglesia y que su amor filial hacia la Virgen inmaculada, posados en el misterio del Verbo hecho carne, sean una luz para los cristianos de nuestro tiempo. Te rogamos Señor que nos otorgues el favor que te pedimos en su honor, a fin de que su santidad sea reconocida por todos y que la Iglesia nos permita invocarlo como a uno de tus bienaventurados y de tus santos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Dom Prosper GUERANGER

Dom Prosper GUERANGER

En el año 1833, Dom Prosper Guéranger restaura la vida monástica en Solesmes. Nació el 4 de abril de 1805 en Sablé, por este motivo conocía Solesmes bien.

Entro en el seminario en Mans y fue ordenado sacerdote en 1827. Era un apasionado de la historia de la Iglesia. El descubrimiento de un pasado en el que la vida monacal florecía y el contacto con las grandes obras de los Mauristas despertaron en él un cierto deseo por la vida monástica. En 1831, ante la inminente demolición del priorato de Solesmes, tuvo la idea de adquirirlo él mismo para vivir en él la vida benedictina. Ayudado por algunos amigos y animado por su obispo, consiguió a duras penas dinero para alquilarlo y se instaló en él con tres compañeros, el 11 de julio de 1833. La pequeña comunidad no tenía dinero, no tenía prestigio para atraer vocación y, sobre todo, no tenía experiencia en la vida monástica. Su superior, de 28 años, no tenía más que un conocimiento teórico. La empresa hubiese sido un acto de locura de no haber sido un acto de fe. Pero el joven prior, mantenía su pasión por los asuntos benedictinos, por la liturgia y la vida espiritual, era un ejemplo viviente para sus monjes.

En 1837, la Santa Sede reconoció la comunidad de Solesmes como auténticamente benedictina y convirtió el pequeño priorato en abadía, estableciéndola como cabeza de la Congregación francesa de la Orden de San Benito, que fue creada en el mismo acto. Algunos días más tarde, el 26 de julio, Dom Guéranger hizo sus votos solemnes frente al abad de San Pablo Extramuros, en Roma.

En 1866, con la ayuda de Cécile Bruyère, Dom Guéranger funda en Solesmes la abadía de Sainte-Cécile, cerca de la de Saint-Pierre. Esta abadía plantó sus raíces y dio nacimiento a la rama femenina de la Congregación de Solesmes.

La contemplación del misterio de la Encarnación inspira sus enseñanzas cotidianas y sus numerosos escritos. La liturgia, en particular, llamaba poderosamente su atención. Expuso la espiritualidad al pueblo cristiano en su Año litúrgico, su obra más celebre, que hizo de él un precursor del movimiento litúrgico del siglo XX. También publica Institutions liturgiques, que establece los puntos en común entre la liturgia y la fe y unidad de la Iglesia. Con esta obra, Dom Guéranger contribuyo a que las diócesis de Francia volvieran a la liturgia romana.

Dom Guéranger tenía un amor especial por el papado. Su Mémoire sur l'Immaculée Conception atrajo sobre sí la atención de Pío IX, quien le pidió que colaborara en la preparación de su dogma mariano, proclamado el 8 de diciembre de 1854. En 1870, durante el Concilio Vaticano I, expuso en La monarchie pontificale el apoyo de la tradición a la infalibilidad del Pontífice romano.

Su devoción hacia el Sagrado Corazón era muy intensa. Lo considera el mejor remedio contra el jansenismo. Es una de las razones por las cuales se interesa por Santa Gertrudis y por los místicos.

A partir de 1862, Dom Guéranger tomó la iniciativa de impulsar a varios de sus discípulos en la búsqueda de las fuentes de los cantos litúrgicos de la Iglesia, poniendo así a Solesmes en el camino que conducirá a la restauración del canto gregoriano y a la edición de su repertorio.

Murió el 30 de enero de 1875, a la edad de 69 años. Su cuerpo está sepultado en la cripta de nuestra iglesia abacial, mientras que su corazón reposa en el santuario de la iglesia de Saint-Cécile de Solesmes.

Plegaria para pedir la beatificación de Dom Guéranger:

Dios, Padre nuestro, tu servidor Dom Prosper Guéranger, abad de Solesmes, atento al Espíritu Santo, ha permitido a una multitud de fieles redescubrir el sentido de la liturgia, la fuente del verdadero espíritu cristiano. Que su devoción a la Santa Iglesia y que su amor filial hacia la Virgen inmaculada, posados en el misterio del Verbo hecho carne, sean una luz para los cristianos de nuestro tiempo. Te rogamos Señor que nos otorgues el favor que te pedimos en su honor, a fin de que su santidad sea reconocida por todos y que la Iglesia nos permita invocarlo como a uno de tus bienaventurados y de tus santos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Dom Charles Couturier Solesmes

Dom Charles COUTURIER

Dom Charles Couturier, nacido en 1817, era prior (es decir, segundo de abordo del Abad) a la muerte de Dom Guéranger. Fue elegido como su sucesor el 11 de febrero de 1875. El periodo de este hombre bueno y prudente como abad se anunció bajo los mejores auspicios, en un monasterio preocupado únicamente de que su herencia diera fruto. A partir de 1879, sin embargo, el gobierno francés comenzó una política indudablemente anticlerical. El 6 de noviembre de 1880 los monjes de Solesmes fueron expulsados de su monasterio por la policía.

Durante quince años de tira y afloja por parte de las autoridades, los monjes vivieron a la puerta de su propia casa. Celebraban sus oficios en la iglesia parroquial o en Sainte-Cécile. Los religiosos vivían en una veintena de casas del burgo o en lugares circundantes puestos a su disposición. Por la gran gracia de Dios, guardaron todo su fervor pese a las extrañas condiciones de vida. Esta prueba fortificó la unión de sus corazones, enardeció su vocación e incluso impulsó fundaciones: el monasterio de Saint-Paul, fundado en 1889 en Wisques, cerca del monasterio de Notre-Dame, fundación de Saint-Cécile. En 1890, un grupo de monjes tomó el monasterio de Saint-Maour, en Anjou.

Dom Couturier falleció el 29 de octubre de 1890 en la casa del pueblo de Solesmes que le servía de refugio. Esta situación era opuesta al lema que había elegido: «consortia tecta» ! Esta fórmula, sacada de las Geórgicas de Virgilio, con la que evoca a las abadías unidas en una única colmena, muestra que el Padre Abad no tenía nada en tan alta estima como la unidad de la comunidad bajo un mismo techo. Su blasón representa una colmena.

Dom Charles COUTURIER

Dom Charles COUTURIER

Dom Charles Couturier, nacido en 1817, era prior (es decir, segundo de abordo del Abad) a la muerte de Dom Guéranger. Fue elegido como su sucesor el 11 de febrero de 1875. El periodo de este hombre bueno y prudente como abad se anunció bajo los mejores auspicios, en un monasterio preocupado únicamente de que su herencia diera fruto. A partir de 1879, sin embargo, el gobierno francés comenzó una política indudablemente anticlerical. El 6 de noviembre de 1880 los monjes de Solesmes fueron expulsados de su monasterio por la policía.

Durante quince años de tira y afloja por parte de las autoridades, los monjes vivieron a la puerta de su propia casa. Celebraban sus oficios en la iglesia parroquial o en Sainte-Cécile. Los religiosos vivían en una veintena de casas del burgo o en lugares circundantes puestos a su disposición. Por la gran gracia de Dios, guardaron todo su fervor pese a las extrañas condiciones de vida. Esta prueba fortificó la unión de sus corazones, enardeció su vocación e incluso impulsó fundaciones: el monasterio de Saint-Paul, fundado en 1889 en Wisques, cerca del monasterio de Notre-Dame, fundación de Saint-Cécile. En 1890, un grupo de monjes tomó el monasterio de Saint-Maour, en Anjou.

Dom Couturier falleció el 29 de octubre de 1890 en la casa del pueblo de Solesmes que le servía de refugio. Esta situación era opuesta al lema que había elegido: «consortia tecta» ! Esta fórmula, sacada de las Geórgicas de Virgilio, con la que evoca a las abadías unidas en una única colmena, muestra que el Padre Abad no tenía nada en tan alta estima como la unidad de la comunidad bajo un mismo techo. Su blasón representa una colmena.

Dom Paul Delatte Solesmes

Dom Paul DELATTE

Dom Paul Delatte, nacido en 1848, era también prior a la muerte de Dom Couturier. El primer deseo del nuevo abad, en la estela de sus predecesores, fue formar a las almas que buscan a Dios. Sabía, sin embargo, la necesidad de la clausura para toda vida monacal seria. Volver a su monasterio era una de sus preocupaciones. Esto se consiguió el 23 de agosto de 1895 y las campanas del monasterio sonaron de nuevo.

Pero la casa se había quedado demasiado pequeña para una comunidad que no había parado de crecer. Se volvió a construir, amplia y velozmente. El 21 de marzo de 1986, la primera piedra del gran edificio sobre el Sarthe fue colocada. La construcción finalizó en 1898. Al mismo tiempo, dos grupos partieron para fundar nuevas comunidades, hacia Saint Michael of Farnborough, cerca de Londres en 1895, y hacia Sainte-Anne de Kergonan, cerca de Plouharnel en Bretaña, en 1897.

Estos años pacíficos acabaron bruscamente el 1 de julio de 1901. La ley sobre asociaciones, que era en realidad una ley contra congregaciones religiosas, obliga a Dom Delatte y a sus monjes a preferir el exilio. No carentes de tristeza, se marchan de Solesmes del 20 de septiembre en pos de la libertad que les ofrece Inglaterra. La casa de Appuldurcombe al sur de la isla de Wight les sirvió como asilo. La familia Juigné compró la abadía de Solesmes, con la intención de devolvérsela a los monjes lo antes posible. En 1908, la comunidad se instaló en la antigua abadía de Quarr, al norte de la isla. Dom Paul Bellot construyó allí un nuevo monasterio.

Los monjes volvían a disfrutar plenamente de silencio y de paz en su exilio, de acuerdo con las enseñanzas de su abad. Todos apreciaban las cualidades que encontraban en él: su inteligencia luminosa, su profunda bondad acompañada de una delicada sensibilidad, y sobre todo su fe. Dom Delatte marcó nuestra comunidad de forma profunda y duradera. Una parte de sus enseñanzas fue publicada cuando aún vivía: el Comentario a la Regla de San Benito, así como sus comentarios de las Sagradas Escrituras: L'Évangile de Notre Seigneur y Les Épîtres de saint Paul. Dom Delatte también publicó una biografía de Dom Guéranger que sigue siendo importante.

Dom Delatte dejó su cargo en 1921. Murió en 1937 en Solesmes.

Dom Paul DELATTE

Dom Paul DELATTE

Dom Paul Delatte, nacido en 1848, era también prior a la muerte de Dom Couturier. El primer deseo del nuevo abad, en la estela de sus predecesores, fue formar a las almas que buscan a Dios. Sabía, sin embargo, la necesidad de la clausura para toda vida monacal seria. Volver a su monasterio era una de sus preocupaciones. Esto se consiguió el 23 de agosto de 1895 y las campanas del monasterio sonaron de nuevo.

Pero la casa se había quedado demasiado pequeña para una comunidad que no había parado de crecer. Se volvió a construir, amplia y velozmente. El 21 de marzo de 1986, la primera piedra del gran edificio sobre el Sarthe fue colocada. La construcción finalizó en 1898. Al mismo tiempo, dos grupos partieron para fundar nuevas comunidades, hacia Saint Michael of Farnborough, cerca de Londres en 1895, y hacia Sainte-Anne de Kergonan, cerca de Plouharnel en Bretaña, en 1897.

Estos años pacíficos acabaron bruscamente el 1 de julio de 1901. La ley sobre asociaciones, que era en realidad una ley contra congregaciones religiosas, obliga a Dom Delatte y a sus monjes a preferir el exilio. No carentes de tristeza, se marchan de Solesmes del 20 de septiembre en pos de la libertad que les ofrece Inglaterra. La casa de Appuldurcombe al sur de la isla de Wight les sirvió como asilo. La familia Juigné compró la abadía de Solesmes, con la intención de devolvérsela a los monjes lo antes posible. En 1908, la comunidad se instaló en la antigua abadía de Quarr, al norte de la isla. Dom Paul Bellot construyó allí un nuevo monasterio.

Los monjes volvían a disfrutar plenamente de silencio y de paz en su exilio, de acuerdo con las enseñanzas de su abad. Todos apreciaban las cualidades que encontraban en él: su inteligencia luminosa, su profunda bondad acompañada de una delicada sensibilidad, y sobre todo su fe. Dom Delatte marcó nuestra comunidad de forma profunda y duradera. Una parte de sus enseñanzas fue publicada cuando aún vivía: el Comentario a la Regla de San Benito, así como sus comentarios de las Sagradas Escrituras: L'Évangile de Notre Seigneur y Les Épîtres de saint Paul. Dom Delatte también publicó una biografía de Dom Guéranger que sigue siendo importante.

Dom Delatte dejó su cargo en 1921. Murió en 1937 en Solesmes.

Dom Germain Cozien Solesmes

Dom Germain COZIEN

Dom Germain Cozien, nacido en 1878 fue elegido abad en 1921. Considerando que las condiciones políticas permitían volver a Francia, reunió a la comunidad el año siguiente en Solesmes, dejando un grupo de monjes en Quarr. Tenía la firme intención de seguir la línea monástica de sus predecesores. Su lema era «In vinculo pacis», «unidos en la paz».

De vuelta en las orillas del Sarthe, la comunidad de Solesmes recibió numerosas vocaciones. Tras los trabajos de reparación necesarios tras la larga ausencia, el arquitecto Dom Bellot construyó la biblioteca y el nuevo claustro. Todo estaba listo para el centenario de la congregación, que fue celebrado de forma solemne en 1937. Poco después, llegó la guerra, que dejó el monasterio casi vacío, salvo algunos ancianos y aquéllos exentos de servir en el ejército. En 1940, tres monjes fueron abatidos en el frente y varias docenas fueron hechos prisioneros. Dom Cozien soportó con impresionante serenidad las calamidades de la guerra y la ocupación. Cuando se alcanzó la paz, los prisioneros volvieron y la vida en el monasterio se retomó con vigor.

Frente al número de monjes jóvenes que iba en aumento, se decide una nueva fundación en 1948, en los edificios de la antigua abadía de Fontgombault, a orillas del Creuse.

El fin del periodo de Dom Cozien como abad lo marca la construcción de una nueva ala en Solesmes, ubicada al este del monasterio, formando un ángulo recto con el edificio del siglo XIX.

Dom Cozien falleció el 18 de mayo de 1960, menos de un año después de su dimisión como abad.

Dom Germain COZIEN

Dom Germain COZIEN

Dom Germain Cozien, nacido en 1878 fue elegido abad en 1921. Considerando que las condiciones políticas permitían volver a Francia, reunió a la comunidad el año siguiente en Solesmes, dejando un grupo de monjes en Quarr. Tenía la firme intención de seguir la línea monástica de sus predecesores. Su lema era «In vinculo pacis», «unidos en la paz».

De vuelta en las orillas del Sarthe, la comunidad de Solesmes recibió numerosas vocaciones. Tras los trabajos de reparación necesarios tras la larga ausencia, el arquitecto Dom Bellot construyó la biblioteca y el nuevo claustro. Todo estaba listo para el centenario de la congregación, que fue celebrado de forma solemne en 1937. Poco después, llegó la guerra, que dejó el monasterio casi vacío, salvo algunos ancianos y aquéllos exentos de servir en el ejército. En 1940, tres monjes fueron abatidos en el frente y varias docenas fueron hechos prisioneros. Dom Cozien soportó con impresionante serenidad las calamidades de la guerra y la ocupación. Cuando se alcanzó la paz, los prisioneros volvieron y la vida en el monasterio se retomó con vigor.

Frente al número de monjes jóvenes que iba en aumento, se decide una nueva fundación en 1948, en los edificios de la antigua abadía de Fontgombault, a orillas del Creuse.

El fin del periodo de Dom Cozien como abad lo marca la construcción de una nueva ala en Solesmes, ubicada al este del monasterio, formando un ángulo recto con el edificio del siglo XIX.

Dom Cozien falleció el 18 de mayo de 1960, menos de un año después de su dimisión como abad.

Dom Jean PROU

Dom Jean Prou, nacido en 1911, era procurador. Es decir, responsable de los asuntos de la Congregación de Solesmes en Roma, y fue elegido abad el 5 de julio de 1959. Desde 1961, comienza una fundación en Keur Moussa, en Senegal. Con bastante rapidez, las monjas de Sainte-Cécile se unen a los monjes Keur Moussa y fundan el monasterio vecino de Keur-Guilaye.

Dom Prou fue llamado al Concilio Vaticano II como Abad presidente de la Congregación de Solesmes y participó especialmente en la elaboración de textos conciliares sobre la liturgia. Estos años en Roma inmerso en la extraordinaria experiencia eclesiástica del Concilio Vaticano II lo marcaron de forma profunda. Pese a todo, Dom Prou pudo seguir guiando a nuestra comunidad y a la Congregación de Solesmes con seguridad, durante los años de aggionarmento tras el concilio. Según las demandas del propio concilio, había que adaptar la vida monástica a nuestra época permaneciendo fieles a la inspiración fundacional de San Benito.

Dom Prou renunció a su cargo en 1992 y murió en Solesmes el 14 de noviembre de 1999. Su lema, Coram ipso, «en su presencia», expresaba su profundo deseo de ver a Dios.

Dom Jean PROU

Dom Jean PROU

Dom Jean Prou, nacido en 1911, era procurador. Es decir, responsable de los asuntos de la Congregación de Solesmes en Roma, y fue elegido abad el 5 de julio de 1959. Desde 1961, comienza una fundación en Keur Moussa, en Senegal. Con bastante rapidez, las monjas de Sainte-Cécile se unen a los monjes Keur Moussa y fundan el monasterio vecino de Keur-Guilaye.

Dom Prou fue llamado al Concilio Vaticano II como Abad presidente de la Congregación de Solesmes y participó especialmente en la elaboración de textos conciliares sobre la liturgia. Estos años en Roma inmerso en la extraordinaria experiencia eclesiástica del Concilio Vaticano II lo marcaron de forma profunda. Pese a todo, Dom Prou pudo seguir guiando a nuestra comunidad y a la Congregación de Solesmes con seguridad, durante los años de aggionarmento tras el concilio. Según las demandas del propio concilio, había que adaptar la vida monástica a nuestra época permaneciendo fieles a la inspiración fundacional de San Benito.

Dom Prou renunció a su cargo en 1992 y murió en Solesmes el 14 de noviembre de 1999. Su lema, Coram ipso, «en su presencia», expresaba su profundo deseo de ver a Dios.

Dom Philippe Dupont Solesmes

Dom Philippe DUPONT

Dom Philippe Dupont, nacido en 1946, fue elegido abad el 2 de octubre de 1992. Su lema, « Quae sursum sunt sapite », « saboread las cosas del cielo » (Col 3, 2) muestra su devoción por mantener el ideal monástico y contemplativo de Solesmes. Bajo petición suya, el obispo de Mans ha abierto los procedimientos para la beatificación de Dom Guéranger.

En 1997, Dom Dupont comienza la fundación de un monasterio en Lituania, enviando una decena de monjes de Solesmes a Palendriai. La consagración de la iglesia del nuevo monasterio tuvo lugar el 7 de junio de 2002.

Dom Philippe DUPONT

Dom Philippe DUPONT

Dom Philippe Dupont, nacido en 1946, fue elegido abad el 2 de octubre de 1992. Su lema, « Quae sursum sunt sapite », « saboread las cosas del cielo » (Col 3, 2) muestra su devoción por mantener el ideal monástico y contemplativo de Solesmes. Bajo petición suya, el obispo de Mans ha abierto los procedimientos para la beatificación de Dom Guéranger.

En 1997, Dom Dupont comienza la fundación de un monasterio en Lituania, enviando una decena de monjes de Solesmes a Palendriai. La consagración de la iglesia del nuevo monasterio tuvo lugar el 7 de junio de 2002.