recherche

Formulario de búsqueda

La Transfiguración

6 agosto

La fiesta de la Transfiguración es una fiesta muy importante para los monjes. En los Evangelios (Mt 17: 1-8; Marcos 9: 2-8; Lucas 9: 28-36), Jesús toma consigo a sus discípulos más cercanos, Pedro, Santiago y Juan, y los lleva a una aislada cima de montaña, y allí se transfiguró delante de ellos. Su divinidad se manifiesta a través de una luz deslumbrante. Moisés y Elías también aparecen y hablan de Jesús. Pedro entonces exclama: "Señor, es bueno que estamos aquí." Una voz del cielo declara: "Este es mi Hijo amado, escuchadle." Al bajar de la montaña con sus discípulos, Jesús anuncia por segunda vez su pasión cercana.

El acontecimiento de la Transfiguración siempre ha sido para los monjes un símbolo de su vocación. Al igual que Pedro, Santiago y Juan, son invitados por Jesús para alejarse del mundo cotidiano y seguirlo al desierto para contemplar su gloria. La presencia de Elías y Moisés, y la voz del cielo llamando a escuchar a Jesús, evocan la lectio divina, paciente y cariñosa estudio de la Palabra de Dios. La exclamación de Pedro expresa con sencillez la felicidad que se siente vivir con y para Jesús. La vida monástica es una anticipación de la alegría del cielo. Al mismo tiempo, la estrecha relación de la Transfiguración y la Pasión de Jesús recuerda a los monjes que sus vidas en este mundo implican la penitencia, sabiendo que su alegría será completa solamente después de la muerte.

Esta es la razón que la fiesta de la Transfiguración se propagó en Occidente por los monjes, especialmente por Pedro el Venerable, abad de Cluny en el siglo XII. Si se origina hace siglos en el Oriente, la fecha del 6 de agosto fue finalmente excogida, 40 días antes de la fiesta de la Exaltación de la Cruz (14 de septiembre) para poner de relieve el vínculo entre la Transfiguración de Cristo y su pasión. Fue incluido en el Calendario Romano en 1457 en agradecimiento por la victoria sobre los turcos en Belgrado el 6 de agosto de 1456.

Una antífona de Laudes de los apóstoles de la oficina establece un paralelismo entre el privilegio concedido a Pedro, Santiago y Juan en la Transfiguración y las Bienaventuranzas proclamada en el Sermón de la Montaña.

Beati pacifici, beati mundo corde, quoniam ipsi Deum videbunt

Bienaventurados los pacíficos, bienaventurados los corazones puros, pues verán Dios